COMENTARIO A MARCOS
 

COMENTARIO DE MATHEW HENRY

MARCOS
Marcos era hijo de una hermana de Bernabé, Colosenses iv, 10; Hechos xii, 12 muestra que era
hijo de María, una mujer piadosa de Jerusalén, en cuya casa se reunían los apóstoles y los primeros
cristianos. Se supone que el evangelista se convirtió por testimonio del apóstol Pedro, porque lo
trata de hijo suyo, 1 Pedro v, 13. Así, pues, Marcos estaba muy unido a los seguidores de nuestro
Señor, si es que él mismo no era uno del grupo. —Marcos escribió en Roma; algunos suponen que
Pedro le dictaba, aunque el testimonio general dice que, habiendo predicado el apóstol en Roma,
Marcos que era el compañero del apóstol, y que comprendía claramente lo que predicó Pedro, tuvo
el deseo para poner por escrito los detalles. Podemos comentar que la gran humildad de Pedro es
muy evidente en donde quiera se hable de él. Apenas si se menciona una acción u obra de Cristo en
que este apóstol no estuviera presente y la minuciosidad demuestra que los hechos fueron relatados
por un testigo ocular. —Este evangelio registra más los milagros que los sermones de nuestro Señor,
y aunque en muchos aspectos relata las mismas cosas que el evangelio según San Mateo, podemos
cosechar ventajas del repaso de los mismos sucesos, enmarcados por cada evangelista en el punto
de vista que más afectara su propia mente.
—————————
CAPÍTULO I
Versículos 1—8. El oficio de Juan el Bautista. 9—13. El bautismo y la tentación de Cristo. 14—22.
Cristo predica y llama discípulos. 23—28. Expulsa un espíritu inmundo. 29—39. Sana a
muchos enfermos. 40—45. Sana a un leproso.
Vv. 1—8. Isaías y Malaquías hablaron sobre el comienzo del evangelio de Jesucristo en el
ministerio de Juan. De lo que dicen estos profetas podemos observar que Cristo, en un evangelio,
viene a nosotros trayendo consigo un tesoro de gracia y un cetro de gobierno. Tal es la corrupción
del mundo que hay gran oposición a su avance. Cuando Dios envió a su Hijo al mundo, y cuando lo
manda al corazón, se encargó, y se encarga, de prepararle camino. —Juan se cree indigno del oficio
más vil ante Cristo. Los santos más eminentes siempre han sido los más humildes. Sienten, más que
los otros, su necesidad de la sangre expiatoria de Cristo y del Espíritu santificador. La gran promesa
que hace Cristo en su evangelio a los arrepentidos y cuyos pecados han sido perdonados, es que
serán bautizados con el Espíritu Santo; purificados por su gracia, y renovados por su consuelo.
Usamos las ordenanzas, la palabra y los sacramentos en su mayor parte sin provecho ni consuelo,
porque no tenemos la luz divina dentro de nosotros; y no la tenemos porque no la pedimos; porque
dice su palabra que no puede fallar, que nuestro Padre celestial dará esta luz, su Espíritu Santo, a los
que se lo pidan.
Vv. 9—13. El bautismo de Cristo fue su primera aparición pública después de haber vivido
mucho tiempo ignorado. ¡Cuánto valor oculto hay que no es conocido en este mundo! Pero, tarde o
temprano, se conocerá, como lo fue Cristo. Tomó sobre sí la semejanza de la carne de pecado, y de
este modo, por nosotros, se santificó a sí mismo para que también nosotros fuésemos santificados y
bautizados con Él, Juan xvii, 19. Véase con cuán honra lo reconoció Dios, cuando se sometió al
bautismo de Juan. Vio al Espíritu que descendía sobre Él como paloma. Podemos ver que se nos
abre el cielo cuando vemos al Espíritu que baja y obra en nosotros. La buena obra de Dios en
nosotros es prueba cierta de su buena voluntad hacia nosotros, y de sus preparativos para nosotros.
—Marcos comenta de la tentación de Cristo que estaba en el desierto y que estaba con las bestias
salvajes. Era un ejemplo del cuidado que su Padre tenía de Él, lo cual le animaba más en cuanto a la
provisión que su Padre le daría. Las protecciones especiales son primicias de provisiones oportunas.
La serpiente tentó al primer Adán en el huerto, al Segundo Adán en el desierto; sin duda que con
diferente resultado, y desde entonces, sigue tentando a los hijos de ambos en todo lugar y condición.
La compañía y la conversación tienen sus tentaciones; y estar a solas, aun en un desierto, también
tiene las suyas. Ningún lugar ni estado exime, ninguna ocupación, ningún trabajo lícito, comer o
beber, y hasta ayunar y orar; la mayoría de los asaltos suelen ocurrir en estos deberes, pero en ellos
está la victoria más dulce. —El ministerio de los ángeles buenos es cosa de gran consuelo en
contraste con los designios malos de los ángeles malos; pero nos consuela mucho más que nuestros
corazones sean la morada de Dios Espíritu Santo.
Vv. 14—22. Jesús empezó a predicar en Galilea, después que Juan fue encarcelado. Si alguien
es desechado, otros serán levantados para ejecutar la misma obra. Obsérvese las grandes verdades
que predicó Cristo. Por el arrepentimiento damos gloria a nuestro Creador a quien hemos ofendido;
por la fe damos gloria a nuestro Redentor, que vino a salvarnos de nuestros pecados. Cristo ha unido
ambas (la fe y el arrepentimiento) y que ningún hombre piense en separarlas. —Cristo da honra a
los que son diligentes en sus cosas y amables unos con otros aunque sean poca cosa en este mundo.
La laboriosidad y la unidad son buenas y agradables, y el Señor Jesús les manda una bendición. A
los que Cristo llama deben dejar todo para seguirlo, y por su gracia hace que ellos quieran hacerlo
así. No que tengamos que salir del mundo, sino que debemos soltar el mundo; abandonar todo lo
que sea contrario a nuestro deber con Cristo, y no se pueda conservar sin dañar nuestras almas.
Jesús guardó estrictamente el día de reposo aplicándose a ello y abundando en la obra del día de
reposo para la cual fue designado el día de reposo. Hay mucho en la doctrina de Cristo que es
asombroso; y mientras más la oímos, más causa vemos para admirarla.
Vv. 23—28. El diablo es un espíritu inmundo porque perdió toda la pureza de su naturaleza,
debido a que actúa en oposición directa al Espíritu Santo de Dios, y por sus sugerencias que
contaminan los espíritus de los hombres. En nuestras asambleas hay muchos que calladamente
atienden a maestros puramente formales, pero si el Señor llega con ministros fieles y la santa
doctrina, y por Su Espíritu queda convicción, ellos están preparados para decir, como este hombre:
¡Qué tienes con nosotros, Jesús nazareno! Ningún trastorno capacita al hombre para saber que Jesús
es el Santo de Dios. No quiere tener nada que ver con Jesús, porque no espera ser salvado por Él y
teme ser destruido por Él. Véase el lenguaje que hablan los que dicen al Todopoderoso: Apártate de
nosotros. Este espíritu inmundo odia y teme a Cristo porque sabe que Él es Santo, porque la mente
carnal es enemistad contra Dios, especialmente contra su santidad. —Cuando Cristo, por su gracia,
libra almas de las manos de Satanás, no es sin tumulto en el alma; porque ese enemigo maligno
alborotará (inquietará) a los que no puede destruir. Esto hace que todos los que lo vieron piensen:
¿Qué es esta nueva doctrina? Ahora se hace una obra tan grande, pero los hombres la trataron con
desprecio y descuido. Si no fuera así, la conversión de un hombre notoriamente malo a una vida
sobria, justa y santa, por la predicación del Salvador crucificado, haría que muchos se pregunten:
¿Qué doctrina es esta?
Vv. 29—39. Dondequiera que Cristo llega, viene a hacer el bien. Cura para que podamos
ministrarlo a Él y al prójimo que es suyo y por amor a Él. Quienes no pueden ir a las ordenanzas
públicas por estar enfermos o por otros impedimentos verdaderos, pueden esperar la gracia de la
presencia del Salvador; Él calmará sus tristezas, y abatirá sus dolores. Obsérvese cuán numerosos
eran los pacientes. Cuando otros andan bien con Cristo debiera instarnos a ir en pos de Él. —Cristo
se fue a un lugar desierto. Aunque no corría peligro de distraerse o de tentación a la vanagloria, de
todos modos se retiraba. Quienes desempeñan en público la mayor parte de su actividad, y de la
mejor clase, a veces deben, no obstante, estar a solas con Dios.
Vv. 40—45. Aquí tenemos que Cristo limpia a un leproso. Nos enseña a recurrir al Salvador con
gran humildad y con sumisión total a su voluntad, diciendo: “Señor, si quieres”, sin dudar del ánimo
pronto de Cristo para socorrer al angustiado. Véase también qué esperar de Cristo: que conforme a
nuestra fe será hecho. El pobre leproso dijo: Si quieres. Cristo dispensa prestamente favores a los
que prontamente se encomiendan a su voluntad. Cristo no hace nada que haga parecer como que
busca la alabanza de la gente. Pero ahora no hay razón para que dudemos en difundir las alabanzas
de Cristo.
CAPÍTULO II
Versículos 1—12. Cristo sana a un paralítico. 13—17. El llamamiento a Leví, y la hospitalidad que
da a Jesús. 18—22. Por qué no ayunaban los discípulos de Cristo. 23—28. Justifica a sus
discípulos por recoger maíz en el día de reposo.
Vv. 1—12. Era la desgracia de este hombre que tuvieran que transportarlo de esa manera, y que
muestra el estado de sufrimiento de la vida humana; fue una muestra de bondad de los que así lo
llevaban y enseña la compasión que debiera haber en el hombre hacia sus congéneres que tienen
dificultadeds. La fe verdadera y la fe firme pueden obrar de diversas maneras, pero será aceptada y
aprobada por Jesucristo. El pecado es la causa de todos nuestros dolores y enfermedades. La manera
de eliminar el efecto es eliminar la causa. El perdón de pecado golpea la raíz de todas las
enfermedades. Cristo probó su poder para perdonar pecado mostrando su poder para curar al
hombre enfermo de parálisis. La curación de las enfermedades era figura del perdón del pecado,
porque el pecado es la enfermedad del alma; cuando es perdonado, es sanada. Cuando vemos lo que
Cristo hace al sanar almas debemos reconocer que nunca vimos algo igual. —La mayoría de los
hombres se piensan íntegros; no sienten necesidad de un médico, por tanto desprecian o rechazan a
Cristo y su evangelio. Pero el pecador humilde y convicto, que desespera de toda ayuda, excepto del
Salvador, mostrará su fe recurriendo a Él sin demora.
Vv. 13—17. Mateo no era una buena persona, al contrario, porque siendo judío nunca debiera
haber sido publicano, esto es, cobrador de impuestos para los romanos. Sin embargo, Cristo llamó a
este publicano para que lo siguiera. Con Dios, a través de Cristo, hay misericordia para perdonar los
pecados más grandes, y gracia para cambiar a los pecadores más grandes y hacerlos santos. Un
publicano fiel que tratara con equidad era cosa rara. Debido a que los judíos tenían un odio
particular por un oficio que demostraba que ellos estaban sometidos a los romanos, dieron un mal
nombre a los cobradores de impuestos. Pero nuestro bendito Señor no vaciló en conversar con los
tales cuando se manifestó en semejanza de carne de pecado. No es novedad que lo que está bien
hecho y bien diseñado, sea calumniado y convertido en reproche para los hombres mejores y más
sabios. —Cristo no se retractaría aunque se ofendieran los fariseos. Si el mundo hubiera sido justo
no hubiera habido ocasión para su venida ni para predicar el arrepentimiento o comprar el perdón.
No debemos seguir en compañía con los impíos por amor a su conversación vana; pero tenemos que
mostrar amor a sus almas, recordando que nuestro buen Médico tenía en sí el poder de sanar, y que
no corría peligro de contagiarse la enfermedad, pero no es así como nosotros. Al tratar de hacer bien
al prójimo, tengamos cuidado con no dañarnos a nosotros mismos.
Vv. 18—22. Los profesantes estrictos son buenos para hallar falta en todo lo que no concuerda
plenamente con sus puntos de vista. Cristo no escapó de las calumnias; nosotros debemos estar
dispuestos a soportarlas y poner cuidado para no merecerlas; debemos atender cada parte de nuestro
deber en su orden y momento apropiado.
Vv. 23—28. El día de reposo es una institución divina sagrada; privilegio y beneficio, no es
tarea ni esclavitud. Dios nunca lo concibió para que fuera una carga para nosotros; por tanto, no
debemos hacer que sea así. El día de reposo fue instituido para el bien de la humanidad, por cuanto
vive en sociedad teniendo muchas necesidades y problemas, y se prepara para un estado de dicha o
desdicha. El hombre no fue hecho para el día de reposo como si guardarlo pudiera ser un servicio a
Dios, ni se le mandó que guardara sus formas externas para su perjuicio real. Toda obediencia al
respecto debe interpretarse por la regla de la misericordia.
CAPÍTULO III
Versículos 1—5. Sanidad de la mano seca. 6—12. La gente recurre a Cristo. 13—21. Llamamiento
de los apóstoles. 22—30. La blasfemia de los escribas. 31—35. Los familiares de Cristo.
Vv. 1—5. El caso de este hombre era triste; su mano seca que lo incapacitaba para trabajar y
ganarse la vida; quienes tienen este tipo de problema, son los objetos más apropiados para la
caridad. Los que no pueden valerse por sí mismos deben ser socorridos. Pero los infieles obcecados,
cuando nada pueden decir contra la verdad, aun así no se rinden. Oímos lo que se dijo mal y vemos
lo que se hizo mal, pero Cristo mira a la raíz de amargura del corazón, su ceguera y dureza y se
entristece. Tiemblen los pecadores de corazón duro al pensar en la ira con que los mirará dentro de
poco tiempo, cuando llegue el día de su ira. —El gran día de sanidad es ahora, el día de reposo, y el
lugar de sanidad es la casa de oración, pero el poder sanador es de Cristo. El mandato del evangelio
es como el registrado aquí: aunque nuestras manos estén secas, aun así, si no las extendemos, es
nuestra falta que no seamos sanados. Pero si somos sanados, Cristo, su poder y gracia, deben tener
toda la gloria.
Vv. 6—12. Todas nuestras enfermedades y calamidades vienen de la ira de Dios contra nuestros
pecados. Su eliminación, o su transformación en bendiciones para nosotros fue adquirida para
nosotros por la sangre de Cristo. Pero debemos temer principalmente las plagas y enfermedades de
nuestra alma, de nuestro corazón; Él puede sanarlas también por una palabra. Que más y más gente
se apresuren a ir a Cristo para ser sanados de estas plagas y ser librados de los enemigos de sus
almas.
Vv. 13—21. Cristo llama a quien quiere, porque la gracia es suya. Había pedido a los apóstoles
que se apartaran de la multitud y que fueran a Él. Ahora les dio poder para sanar enfermedades, y
expulsar demonios. Que el Señor envíe a muchos más de los que han estado con Él, y han aprendido
de Él a predicar su evangelio, a ser instrumentos de su obra bendita. —Los que tienen un corazón
que ha crecido en la obra de Dios, pueden tolerar fácilmente lo que es inconveniente para ellos, y
preferirán perderse una comida antes que una oportunidad de hacer el bien. Los que andan con celo
en la obra de Dios deben esperar estorbos del odio de los enemigos y de los afectos equivocados de
los amigos, y deben cuidarse de ambos.
Vv. 22—30. Era claro que la doctrina de Cristo tendía directamente a romper el poder del
diablo; y también era claro que su expulsión de los cuerpos de la gente, confirmaba esa doctrina; en
consecuencia, Satanás no podía soportar ese designio. Cristo dio una advertencia espantosa contra
decir palabras tan peligrosas como esas. Verdad es que el evangelio promete perdón para los
pecados y pecadores más grandes, porque Cristo lo compró; pero por este pecado, ellos se oponen a
los dones del Espíritu Santo después de la ascensión de Cristo. Tal es la enemistad del corazón, que
los inconversos pretenden que los creyentes están haciendo la obra de Satanás, cuando los
pecadores son llevados al arrepentimiento y a la vida nueva.
Vv. 31—35. Es de gran consuelo para todos los cristianos verdaderos saber que son más
queridos para Cristo que madre, hermano o hermana como tales, si son santos, simplemente como
serían los familiares en la carne. Bendito sea Dios, este privilegio grande y de gracia es nuestro ya
ahora; porque aunque no podemos disfrutar la presencia corporal de Cristo, no se nos niega su
presencia espiritual.
CAPÍTULO IV
Versículos 1—20. La parábola del sembrador. 21—34. Otras parábolas. 35—41. Cristo calma la
tempestad.
Vv. 1—20. Esta parábola contenía instrucciones tan importantes que todos los capaces de oír
estaban obligados a atender. Hay muchas cosas que debemos saber; y si no entendemos las verdades
claras del evangelio, ¿cómo aprendemos las más difíciles? Nos servirá valorar los privilegios que
disfrutamos como discípulos de Cristo, si meditamos seriamente en el estado deplorable de todos
los que no tienen tales privilegios. En el gran campo de la Iglesia, se dispensa a todos la palabra de
Dios. De los muchos que oyen la palabra del evangelio unos pocos la reciben como para dar fruto.
Muchos que son muy afectados por la palabra momentáneamente no reciben un beneficio
perdurable. La palabra no deja impresiones permanentes en la mente de los hombres porque su
corazones no están debidamente dispuestos para recibirla. El diablo está muy ocupado con los
escuchas negligentes, como las aves del aire lo están con la semilla que está sobre el suelo. Muchos
siguen una profesión falsa y estéril, y se van al infierno. Las impresiones que no son profundas, no
durarán. A muchos no les importa la obra de corazón sin la cual la religión es nada. La abundancia
del mundo impide que otros sean beneficiados por la palabra de Dios. Los que tienen poco del
mundo, pueden ser destruidos aun por darle gusto al cuerpo. Dios espera y requiere fruto de quienes
disfrutan el evangelio, un temperamento mental y las gracias cristianas ejercidos diariamente, los
deberes cristianos debidamente desempeñados. Miremos al Señor para que por su gracia
regeneradora, nuestros corazones puedan llegar a ser buena tierra, y que la buena semilla de la
palabra produzca en nuestra vida esas buenas palabras y obras que vienen por medio de Jesucristo
para alabanza y gloria de Dios Padre.
Vv. 21—34. Estas declaraciones estaban concebidas para atraer la atención de los discípulos a la
palabra de Cristo. Por este tipo de instrucción, fueron capacitados para instruir a otros; como las
velas se encienden, no para ser cubiertas, sino para ser puestas en un candelabro para que den luz a
la habitación. —Esta parábola de la buena semilla, muestra la manera en que el reino de Dios
avanza en el mundo. Que nada sino la palabra de Cristo tenga el lugar que debe tener en el alma, y
se demostrará en la buena conversación. Crece paulatinamente: primero el brote; luego la hoja;
después de eso, el trigo maduro en la espiga. Cuando ha brotado seguirá creciendo. La obra de
gracia en el alma es, primero, sólo el día de las cosas pequeñas; sin embargo, ya tiene productos
poderosos, mientras crece; ¡pero lo que habrá cuando esté perfeccionada en el cielo!
Vv. 35—41. Cristo estaba dormido durante la tormenta para probar la fe de sus discípulos, e
instarlos a orar. La fe de ellos se mostró débil y sus oraciones poderosas. Cuando nuestro corazón
malvado es como el mar tempestuoso que no tiene reposo, cuando nuestras pasiones son
ingobernables, pensemos que oímos la ley de Cristo diciendo: Calla, enmudece. Cuando afuera hay
pleitos, y adentro temores, y los espíritus están inquietos, si Él dice, “paz, ten calma”, hay gran
calma de inmediato. —¿Por qué estáis así amedrentados? Aunque haya causa para temer, de todos
modos no la hay para un terror como éste. Pueden sospechar de su fe los que piensan que a Jesús no
le importó mucho que su gente pereciera. ¡Cuán imperfectos son los mejores santos! La fe y el
temor cumplen turnos mientras estemos en este mundo, pero, dentro de poco, el temor será vencido
y la fe se perderá en la vista.
CAPÍTULO V
Versículos 1—20. Sanidad del endemoniado. 21—34. Sanidad de una mujer. 35—43. La hija de
Jairo es resucitada.
Vv. 1—20. Algunos pecadores francamente intencionados son como este loco. Los mandamientos
de la ley son como cadenas y grillos para frenar a los pecadores en sus malos rumbos; pero ellos
rompen esos frenos, y eso es prueba del poder del diablo en ellos. —Una legión de soldados estaba
compuesta por seis mil hombres o más. ¡Cuántas multitudes de espíritus caídos debe de haber, y
todos enemigos de Dios y del hombre, cuando aquí había una legión en un solo pobre infeliz!
Muchos hay que se levantan contra nosotros. No somos adversarios que podamos enfrentar a los
enemigos espirituales con nuestra propia fuerza, pero en el Señor, y con el poder de su fuerza,
seremos capaces de resistirlos aunque haya legiones de ellos. —Cuando el transgresor más vil es
liberado de la esclavitud de Satanás por el poder de Jesús, se sienta contento a los pies de su
Libertador y oye su palabra, que libera a los desdichados esclavos de Satanás, y los cuenta entre sus
santos y siervos. —Cuando la gente supo que sus cerdos se habían perdido, Cristo ya no les gustó.
La paciencia y la misericordia pueden verse aun en las medidas correctivas por los cuales los
hombres pierden sus pertenencias, y salvan las vidas, y se les advierte que busquen la salvación de
sus almas. —El hombre proclamó jubilosamente las grandes cosas que Jesús había hecho por él.
Todos los hombres se maravillaron pero pocos lo siguieron. Muchos que no pueden sino
maravillarse por las obras de Cristo, no se prendan de Él como debieran.
Vv. 21—34. Un evangelio despreciado irá hacia donde sea mejor recibido. Uno de los dirigentes
de una sinagoga buscó fervorosamente a Cristo porque una hijita, de unos doce años, se estaba
muriendo. —En el camino hizo otra sanidad. Debemos hacer el bien no sólo cuando estamos en
casa, sino cuando vamos por el camino, Deuteronomio vi, 7. Común es que la gente no recurra a
Cristo, sino cuando ya han probado en vano todas las demás ayudas y hallaron, como ciertamente
suele ocurrir, que eran médicos sin valor. Algunos corren en dirección a las diversiones y las
compañías alegres; otros se zambullen en los negocios y hasta la embriaguez; otros se dedican a
establecer su propia justicia o se atormentan con vanas supersticiones. Muchos perecen en tales
caminos, pero nadie encontrará jamás reposo para el alma con tales métodos; mientras aquellos a
quienes Cristo cura de la enfermedad del pecado, hallan en sí mismos un cambio total para mejor.
Como los actos secretos de pecado, así los actos secretos de fe son conocidos por el Señor Jesús. La
mujer dijo toda la verdad. Es la voluntad de Cristo que su pueblo sea consolado y Él tiene el poder
para mandar consuelo a los espíritus turbados. Mientras más claramente dependamos de Él, y
esperemos grandes cosas de Él, más encontraremos en nosotros mismos que Él ha llegado a ser
nuestra salvación. Quienes por fe son sanados de sus enfermedades espirituales tienen razón para ir
en paz.
Vv. 35—43. Podemos suponer que Jairo vaciló si debía o no pedir a Cristo que fuera a su casa
cuando le dijeron que su hija estaba muerta. Pero, ¿no tenemos la misma oportunidad para la gracia
de Dios, y el consuelo de su Espíritu, para las oraciones de nuestros ministros y amigos cristianos,
cuando la muerte está en la casa, como cuando allí está la enfermedad? La fe es el único remedio
contra la tristeza y el temor en momentos como esos. Crees en la resurrección y entonces no temes.
—Resucitó a la niña muerta por una palabra de poder. Tal es el llamado del evangelio para quienes
por naturaleza están muertos en delitos y pecados. Por la palabra de Cristo es que se da la vida
espiritual. Todos los que vieron y oyeron, se maravillaron ante el milagro y de Aquel que lo hizo.
Aunque ahora no podemos esperar que nuestros hijos o familiares muertos sean resucitados,
podemos esperar consuelo cuando estamos en pruebas.
CAPÍTULO VI
Versículos 1—6. Cristo es despreciado en su propio país. 7—13. Comisión de los apóstoles. 14—
29. Juan el Bautista es condenado a muerte. 30—44. Regreso de los apóstoles.—Milagro de la
alimentación de los cinco mil. 45—56. Cristo camina sobre el mar.—Sana a los que lo tocan.
Vv. 1—6. Los compatriotas de nuestro Señor trataron de prejuiciar a la gente en su contra. ¿No es
este el carpintero? Nuestro Señor Jesús había trabajado, probablemente, en ese oficio con su padre.
Así honró el trabajo manual y estimula a toda persona a comer del trabajo de sus manos. Conviene a
los seguidores de Cristo contentarse con la satisfacción de hacer el bien, aunque les nieguen un
elogio por eso. ¡Cuánto perdieron estos nazarenos por su prejuicio obstinado contra Jesús! Que la
gracia divina nos libre de esa incredulidad, que hace a Cristo como olor de muerte más que de vida
para el alma. Vamos, como nuestro Maestro, y enseñemos el camino de la salvación a aldeanos y
campesinos.
Vv. 7—13. Aunque los apóstoles estaban conscientes de su gran debilidad y no esperaban
ventajas mundanales, por obediencia a su Maestro, y dependiendo de su fuerza salieron pese a todo.
No divirtieron a la gente con materias curiosas; les decían que debían arrepentirse de sus pecados y
volverse a Dios. Los siervos de Cristo esperan volver a muchos de las tinieblas a Dios, y sanar
almas por el poder del Espíritu Santo.
Vv. 14—29. Herodes temía a Juan mientras éste vivía, y temió aún cuando Juan murió. Herodes
hizo muchas de esas cosas que Juan en su predicación le enseñó, pero no basta hacer muchas cosas;
debemos respetar todos los mandamientos. Herodes respetó a Juan hasta que éste le tocó a su
Herodías. De esta manera, muchos aman la buena predicación siempre que se mantenga lejos del
pecado que ellos aman. Pero es mejor que los pecadores persigan ahora a los ministros por su
fidelidad a que los maldigan eternamente por su infidelidad. Los caminos de Dios son inescrutables;
pero podemos estar seguros que nunca considerará pérdida al recompensar a sus siervos por lo que
soportan o pierden por amor a Él. La muerte no podía llegar como una sorpresa tan grande a este
hombre santo; el triunfo del impío duró poco.
Vv. 30—44. Los ministros no deben hacer ni enseñar ninguna otra cosa, sino lo que estén
dispuestos a contar a su Señor. —Cristo nota en sus discípulos el miedo de algunos y los trabajos de
otros, y da reposo a los que están fatigados, y refugio para los que están atermorizados. La gente
buscó el alimento espiritual en la palabra de Cristo y, entonces, Él cuidó que no carecieran de
comida para su cuerpo. —Si Cristo y sus discípulos soportaron cosas viles, con seguridad nosotros
podemos. Este milagro demuestra que Cristo vino al mundo no sólo a restaurar sino a preservar y
nutrir la vida espiritual; en Él hay suficiente para todos los que acudan. Nadie es enviado vacío por
Cristo sino los que van a Él llenos de sí mismos. —Aunque Cristo tenía bastante pan al dar la orden,
nos enseña a no desperdiciar nada de la generosidad de Dios, recordando cuántos padecen
necesidad. A veces podremos necesitar los pedazos que ahora tiramos.
Vv. 45—56. Frecuentemente la iglesia es como barco en el mar, zarandeada por tormentas y sin
consuelo: podemos tener a Cristo por nosotros, pero el viento y la marea en contra. Es un consuelo
para los discípulos de Cristo en medio de una tormenta que su Maestro esté en el monte celestial
intercediendo por ellos. No hay dificultades que puedan impedir la manifestación de Cristo a favor
de su pueblo, cuando llega el tiempo fijado. Él aquietó sus temores dándoseles a conocer. Nuestros
temores se satisfacen pronto si se corrigen nuestros errores, especialmente los errores acerca de
Cristo. Si los discípulos tienen a su Maestro con ellos, todo está bien. Por falta de un entendimiento
adecuado de las obras anteriores de Cristo, es que vemos sus obras actuales como si nunca las
hubiera habido iguales. Si los ministros de Cristo pudieran ahora curar las enfermedades corporales,
¡qué multitudes se arremolinarían en torno a ellos! Triste es pensar cuánto se preocupan muchos por
sus cuerpos más que por sus almas.
CAPÍTULO VII
Versículos 1—13. Las tradiciones de los ancianos. 14—23. Lo que contamina al hombre. 24—30.
Curación de la mujer cananea. 31—37. Cristo restaura el oído y el habla a un hombre.
Vv. 1—13. Un gran objetivo de la venida de Cristo era poner de lado la ley ceremonial; para dar
lugar a esto, rechaza las ceremonias que los hombres agregan a la ley de Dios. Las manos limpias y
el corazón puro que Cristo da a Sus discípulos, y requiere de ellos, son muy diferentes de las
formalidades externas y supersticiosas de los fariseos de toda época. —Jesús los reprueba por
rechazar el mandamiento de Dios. Queda claro que es deber de los hijos, si los padres son pobres,
aliviarlos en la medida que puedan; y si merecen morir los hijos que maldicen a sus padres, mucho
más los que los dejan pasar hambre. Pero si un hombre se conformaba a las tradiciones de los
fariseos, ellos encontraban una forma de liberarlo del cumplimiento de este deber.
Vv. 14—23. Nuestros malos pensamientos y afectos, palabras y acciones, nos contaminan, y
solo eso nos contamina. Como un manantial podrido surte de aguas corrompidas, así es el corazón
corrupto que produce razonamientos corruptos, apetitos y pasiones corruptos, y todas las malas
obras y acciones que de ellos surgen. El entendimiento espiritual de la ley de Dios, y la conciencia
de lo malo del pecado, hará que el hombre busque la gracia del Espíritu Santo para suprimir los
malos pensamientos y afectos que obran por dentro.
Vv. 24—30. Cristo nunca despidió a nadie que cayera a sus pies, cosa que una pobre alma
temblorosa puede hacer. Como ella era una buena mujer, así era una buena madre. Esto la hizo venir
a Cristo. El hecho de decir: Que los hijos se sacien primeros, muestra que había misericordia para
los gentiles, y no lejana. Ella habló, no como si tomara a la ligera la misericordia, sino
magnificando la abundancia de las curaciones milagrosas hechas a los judíos, las cuales en contraste
con una sola curación no era sino migaja. Así, pues, mientras los orgullosos fariseos son
abandonados por el bendito Salvador, Él manifiesta su compasión por los pobres pecadores
humildes, que miran a Él por el pan de los hijos. Él aún sigue buscando y salvando lo que se había
perdido.
Vv. 31—37. Aquí hay una curación de un sordomudo. Los que trajeron a este pobre hombre a
Cristo, le rogaron que viera el caso y pusiera en acción su poder. Nuestro Señor usó más actos
externos de lo acostumbrado para hacer esta curación. Estas eran solo señales del poder de Cristo
para curar al hombre, para exhortar su fe, y la de los que lo traían. Aunque hallamos gran variedad
en los casos y modos de aliviar a los que recurrieron a Cristo, todos, sin embargo, tuvieron el alivio
que buscaban. Así siguen siendo la gran preocupación de nuestras almas.
CAPÍTULO VIII
Versículos 1—10. El milagro de la alimentación de los cuatro mil. 11—21. Advertencia de Cristo
contra los fariseos y los herodianos. 22—26. Sanidad de un ciego. 27—33. El testimonio de
Pedro sobre Cristo. 34—38. Cristo debe ser seguido.
Vv. 1—10. Nuestro Señor Jesús exhortó a los más viles que acudieran a Él en busca de vida y
gracia. Cristo conoce y considera nuestro estado de ánimo. La generosidad de Cristo está siempre
preparada; para mostrar eso repite este milagro. Sus favores se renuevan, como ocurre con nuestras
carencias y necesidades. No debe temer la escasez el que tiene a Cristo para vivir por fe, y debe
hacer con acción de gracias.
Vv. 11—21. La incredulidad obstinada tendrá algo que decir aunque sea muy irracional. Cristo
rehusó contestar la demanda de ellos. Si no sienten convicción de pecado, nunca se convencerán.
¡Ay, qué razón tenemos para lamentarnos por los que nos rodean, y se destruyen a sí mismos y a los
demás con su incredulidad perversa y obcecada, y por su enemistad con el evangelio! Cuando
olvidamos las obras de Dios y desconfiamos de Él, debemos reprendernos severamente como Cristo
reprende aquí a sus discípulos. ¿Cómo es que tan a menudo nos equivocamos con su significación,
desechamos sus advertencias y desconfiamos de su providencia?
Vv. 22—26. He aquí un ciego llevado a Cristo por sus amigos. De ahí se demuestra la fe de los
que lo trajeron. Si los que están espiritualmente ciegos, no oran por sí mismos, de todos modos sus
amistades y parientes deben orar por ellos, para que quiera Cristo tocarlos. La sanidad fue obrada en
forma paulatina, lo que estaba fuera de lo común en los milagros de nuestro Señor. Cristo demuestra
su método común para sanar por su gracia a los que, por naturaleza están espiritualmente ciegos.
Primero, su conocimiento es confuso, pero como la luz de la aurora, va en aumento hasta que el día
es perfecto y, entonces, ellos ven claramente todas las cosas. Tomar a la ligera los favores de Cristo
es renunciar a ellos; y a quienes lo hacen, les dará a conocer el valor de sus beneficios por medio de
la necesidad.
Vv. 27—33. Estas cosas están escritas para que creamos que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios.
Los milagros de nuestro Señor nos aseguran que no fue vencido, sino que fue vencedor. Ahora, los
discípulos están convencidos que Jesús es el Cristo; están en condiciones de soportar si saben de sus
sufrimientos, los cuales Cristo empieza aquí a dárselos a conocer. —Él ve lo errado en lo que
decimos y hacemos, de lo cual nosotros mismos no tenemos conciencia, y sabe de qué espíritu
somos, aun cuando nosotros no. La sabiduría del hombre es necedad si pretende limitar los consejos
divinos. Pedro no entendía correctamente la naturaleza del reino de Cristo.
Vv. 34—38. Se da noticia frecuente de la gran aglomeración que había en torno a Cristo para
que ayudara en diversos casos. A todos les corresponde saber esto, si esperan que sane sus almas.
Ellos no deben ser indulgentes a la comodidad de la carne. Como la felicidad del cielo con Cristo es
suficiente para compensar la pérdida de la vida misma por amor a Él, así si se gana todo el mundo
por medio del pecado no compensa la destrucción del alma por el pecado. Llega el día en que la
causa de Cristo aparecerá tan gloriosa, como ahora algunos la creen poca cosa y despreciable.
Pensemos en esa época y veamos todo objeto terrenal como lo veremos en ese gran día.
CAPÍTULO IX
Versículos 1—13. La transfiguración. 14—29. Expulsión de un espíritu maligno. 30—40.
Reprensión a los apóstoles. 41—50. Se debe preferir el dolor al pecado.
Vv. 1—13. He aquí una predicción de la proximidad inmediata del reino de Cristo. Un vistazo de
ese reino se dio en la transfiguración de Cristo. ¡Bueno es alejarse del mundo y estar a solas con
Cristo; qué bueno es estar con Cristo glorificado en el cielo con todos los santos! Pero cuando las
cosas nos salen bien, somos dados a no preocuparnos por el prójimo, y en la plenitud de nuestros
deleites, olvidamos las muchas necesidades de nuestros hermanos. Dios reconoce a Jesús y lo
acepta como su amado Hijo, y está dispuesto a aceptarnos en Él. Por tanto, hemos de reconocerle y
aceptarle como nuestro amado Salvador, y debemos rendirnos para que Él nos mande. —Cristo no
deja al alma cuando el gozo y los consuelos la dejan. Jesús explica a los discípulos la profecía sobre
Elías. Esto se prestaba para mal entender a Juan el Bautista.
Vv. 14—29. El padre del joven sufriente mostró la falta de poder de los discípulos; pero Cristo
hace que atribuya su desilusión a la falta de fe. Mucho se promete si creemos. Si tú no puedes creer,
es posible que tu duro corazón sea ablandado, curadas tus enfermedades espirituales, y débil como
eres, puedes resistir hasta el fin. —Los que se quejan de incredulidad, deben mirar a Cristo pidiendo
gracia que les ayuda contra eso, y su gracia será suficiente para ellos. A quién Cristo sana, lo cura
eficazmente. Pero Satanás no quiere ser expulsado de quienes han sido sus esclavos por mucho
tiempo, y cuando no puede engañar o destruir al pecador, le causa todo el terror que puede. Los
discípulos no deben pensar que siempre harán su obra con la misma facilidad; algunos servicios
exigen algo más que dolores corrientes.
Vv. 30—40. El tiempo del sufrimiento de Cristo se acercaba. Si hubiera sido entregado en las
manos de demonios y ellos hubieran hecho esto, no hubiese sido tan raro; sin embargo, resulta
sorprendente que sean hombres quienes traten tan vergonzosamente al Hijo del Hombre, que vino a
redimirlos y salvarlos. Nótese que cuando Cristo hablaba de su muerte siempre hablaba de su
resurrección, la cual quitaba de sí el reproche de la muerte y debiera quitar la tristeza a sus
discípulos. Muchos siguen siendo ignorantes porque les da vergüenza preguntar. ¡Qué cosa! Aunque
el Salvador enseña tan claramente las cosas que corresponden a su amor y gracia, los hombres están
tan cegados que no entienden su decir. —Seremos llamados a rendir cuentas de lo que hablamos, y
a dar cuenta de nuestras disputas, especialmente sobre quién es más grande. Los más humildes y
abnegados se parecen más a Cristo y Él los reconocerá más tiernamente. Esto les enseñó Jesús por
medio de una señal: El que reciba a un niño como éste, me recibe a mí. —Muchos han sido como
los discípulos, dispuestos a hacer callar a los hombres que lograron predicar el arrepentimiento en el
nombre de Cristo a los pecadores, porque no siguen con ellos. Nuestro Señor culpa a los apóstoles
recordándoles que quien obra milagros en su nombre no puede dañar a su causa. Si se lleva
pecadores al arrepentimiento, a creer en el Salvador, y a llevar vidas sobrias, justas y santas,
entonces vemos que el Señor obra por medio del predicador.
Vv. 41—50. Se dice repetidamente sobre el impío que su gusano no muere, como también, el
fuego que nunca se apaga. Indudablemente el remordimiento de conciencia y la aguda reflexión en
sí mismo son el gusano que nunca muere. Queda por cierto fuera de comparación si es mejor pasar
por todo dolor, dificultad y negación de sí mismo aquí, y ser feliz por siempre en el más allá, que
disfrutar aquí de todas clase de placer mundanal temporal y ser desgraciado para siempre. Nosotros
debemos ser salados con sal, como los sacrificios; nuestros afectos corruptos deben ser sometidos y
mortificados por el Espíritu Santo. Los que tienen la sal de la gracia deben demostrar que tienen un
principio vivo de gracia en sus corazones, el cual elimina las disposiciones corruptas del alma que
ofenden a Dios o a nuestras propias conciencias.
CAPÍTULO X
Versículos 1—12. Pregunta de los fariseos sobre el divorcio. 13—16. El amor de Cristo por los
pequeñuelos. 17—22. Conversación de Cristo con el joven rico. 23—31. El estorbo de las
riquezas. 32—45. Cristo anuncia sus sufrimientos. 46—52. Sanidad de Bartimeo.
Vv. 1—12. Donde estuviera Jesús le seguían multitudes y Él les enseñaba. Predicar era costumbre
constante de Jesús. Aquí señala que la razón por la cual la ley de Moisés permitió el divorcio, era de
tal naturaleza que ellos no debían usar ese permiso; era solamente por la dureza de sus corazones.
Dios mismo unió a marido y mujer; los preparó para que fueran de consuelo y ayuda mutuo. Lo que
Dios unió no debe ser desatado a la ligera. Los que están por desechar a sus esposas piensen qué
sería de ellos si Dios los tratara de esa manera.
Vv. 13—16. Algunos padres o niñeras trajeron niños pequeños a Cristo para que Él los tocara
como símbolo de su bendición sobre ellos. No parece que necesitaran sanidad corporal ni que
fueran capaces de ser enseñados; pero los encargados de cuidarlos, creían que la bendición de Cristo
haría bien a sus almas; por tanto, los llevaron a Él. Jesús mandó que los dejaran venir a Él y que
nada debía decirse o hacerse para impedirlo. Los niños deben ser guiados al Salvador tan pronto
como sean capaces de entender sus palabras. Además, debemos recibir el reino de Dios como niños
pequeños; debemos ser afectuosos con Cristo y su gracia, como los niñitos con sus padres, niñeras y
maestros.
Vv. 17—22. Este joven rico mostró gran honestidad. Preguntó qué debía hacer ahora para ser
feliz para siempre. La mayoría pide bienes para tenerlos en este mundo; cualquier bien, Salmo iv, 6;
éste pide el bien que hay que hacer en este mundo para disfrutar del bien mayor en el otro. Cristo
estimula esta pregunta asistiendo su fe y guiando su práctica. —Sin embargo, aquí hay una
separación penosa entre Jesús y este joven. Pregunta a Cristo qué debe hacer además de lo que ya
hizo para obtener la vida eterna; y Cristo le dice si tiene, como parece sin duda, esa fe firme en la
vida eterna, y si le da elevado valor, ¿está dispuesto a soportar una cruz presente con la expectativa
de una corona futura? El joven lamentó no poder ser un seguidor de Cristo en condiciones más
fáciles; que no pudiera obtener la vida eterna y retener también sus posesiones mundanales. Se fue
triste. Véase Mateo vi, 24: No podéis servir a Dios y Mamón.
Vv. 23—31. Cristo aprovecha esta ocasión para hablar a sus discípulos sobre la dificultad de la
salvación de quienes tienen abundancia en este mundo. Los que así buscan ansiosamente la riqueza
del mundo, nunca valorarán en justicia a Cristo y su gracia. Además habla de la grandeza de la
salvación de los que tienen poco de este mundo y lo dejan por Cristo. La prueba más grande de la
constancia de un hombre bueno se produce cuando el amor a Jesús le pide que renuncie al amor a
los amigos y a los familiares. Aunque vencedores por Cristo, aun deben esperar sufrir por Él hasta
que lleguen al cielo. Aprendamos a contentarnos en una situación mala y a estar alertas contra el
amor a las riquezas en una situación buena. Oremos para ser capaces de dejarlo todo si fuere
necesario por el servicio de Cristo, y para usar en su servicio todo lo que se nos permita retener.
Vv. 32—45. Cristo sigue adelante con su empresa para la salvación de la humanidad, cosa que
fue, es y será el asombro de todos sus discípulos. La honra mundanal tiene un brillo, con el cual
pueden haberse deslumbrado muchas veces los ojos de los discípulos mismos de Cristo.
Cuidémonos de tener sabiduría y gracia para saber sufrir con Él; y que podamos confiar en que Él
proveerá los grados de nuestra gloria. —Cristo les muestra que generalmente se abusa del poder en
el mundo. Si Jesús nos concediera todos los deseos, pronto se haría evidente que deseamos fama o
poder, y que no queremos beber su copa ni pasar su bautismo; con frecuencia sería una ruina que
respondiera nuestras oraciones. Pero nos ama y dará a su pueblo sólo lo que es bueno para ellos.
Vv. 46—52. Bartimeo, que había oído de Jesús y sus milagros, y sabido que iba a pasar por ahí,
esperaba recuperar la vista. Al ir a Cristo a pedir ayuda y salud, debemos mirarlo como el Mesías
prometido. Los llamados de gracia que Cristo nos hace para que vayamos a Él, animan nuestra
esperanza de que si vamos a Él tendremos aquello por lo cual fuimos a Él. Quienes vayan a Jesús
deben desechar el ropaje de su propia suficiencia, deben librarse de todo peso, y del pecado que,
como ropajes largos, los asedian más fácilmente, Hebreos xii, 1. —Él ruega que sus ojos sean
abiertos. Muy deseable es ser capaz de ganar nuestro pan; y donde Dios ha dado a los hombres sus
extremidades y sentidos, es vergonzoso que, por necedad y pereza, se hagan efectivamente ciegos y
cojos. Sus ojos fueron abiertos. Tu fe te ha hecho salvo: la fe en Cristo como el Hijo de David, y en
su compasión y poder; no tus palabras repetidas, sino tu fe; Cristo pone a trabajar tu fe. —Los
pecadores sean llamados a imitar al ciego Bartimeo. Jesús pasa por donde se predica el evangelio o
circulan las palabras escritas de la verdad, y esta es la oportunidad. No basta con ir a Cristo por
salud espiritual, sino que, cuando estemos sanados, debemos continuar siguiéndole, para que
podamos honrarle y recibir instrucción de Él. Los que tienen vista espiritual ven en Cristo esa
belleza atractiva que los hará correr tras Él.
CAPÍTULO XI
Versículos 1—11. Entrada triunfal de Cristo en Jerusalén. 12—18. Maldición de la higuera estéril.
—Purificación del templo. 19—26. Oración en fe. 27—33. Los sacerdotes y los ancianos
interrogados sobre Juan el Bautista.
Vv. 1—11. La llegada de Cristo a Jerusalén muestra en forma notable, que Él no temía el poder ni la
maldad de sus enemigos. Esto alentaría a sus discípulos que estaban llenos de miedo. Además, no le
inquietaban los pensamientos sobre sus sufrimientos que se aproximaban. Sin embargo, todo
marcaba su humillación; y estos asuntos nos enseñan a no preocuparnos por alcanzar las cosas de
alto rango, sino a condescender a las de bajo nivel. ¡Qué mal le hace a los cristianos darse
categorías elevadas, cuando Cristo estuvo tan lejos de reclamarlas! Dieron la bienvenida a su
persona: ¡Bendito el que viene! El que debía venir: tan a menudo prometido; tanto tiempo esperado;
viene en el nombre del Señor. Que tenga nuestros mejores afectos; Él es un Salvador bendito, y nos
trae bendiciones, y bendito sea el que lo envió. Las alabanzas sean a nuestro Dios que está en los
cielos más altos, y por sobre todo es Dios bendito para siempre.
Vv. 12—18. Cristo miró buscando algún fruto, porque el tiempo de cosechar higos, aunque
cercano, no había llegado aún, pero no encontró ninguno. Hizo de la higuera un ejemplo, no para
los árboles, sino para los hombres de esa generación. Era una figura de la condenación para la
iglesia judía, a la cual vino en busca de frutos sin hallar ninguno. —Cristo fue al templo y empezó a
reformar los abusos de sus atrios, para señalar que cuando el Redentor viniera a Sion, iba a eliminar
la impiedad de Jacob. Los escribas y los principales sacerdotes procuraban, no cómo pudieran hacer
su paz con Él, sino cómo destruirlo. Un intento desesperado en que sólo podían temer, porque era
pelear contra Dios.
Vv. 19—26. Los discípulos no podían pensar por qué la higuera se marchitó tan pronto, pero
todos los que rechazan a Cristo se marchitan: eso representa el estado de la iglesia judía. No
debemos descansar en ninguna religión que no nos haga fértiles en buenas obras. A partir de eso,
Cristo les enseñó a orar con fe. Puede aplicarse a la fe poderosa con que son dotados todos los
cristianos verdaderos y que hace maravillas en las cosas espirituales. Nos justifica, y así elimina
montañas de culpa, que nunca se volverán a levantar en juicio contra nosotros. Purifica el corazón y,
así, elimina montañas de corrupción, y las allana ante la gracia de Dios. —Una diligencia grande
ante el trono de la gracia es orar por el perdón de nuestros pecados; y preocuparse por esto debiera
ser nuestro afán diario.
Vv. 27—33. Nuestro Salvador demuestra cuán emparentados estaban su doctrina y su bautismo
con los de Juan; tenían el mismo designio y tendencia: traer el evangelio del reino. Estos ancianos
no merecían que se les enseñara; porque era claro que no contendían por la verdad sino por la
victoria; ni tampoco tuvo que decírselo, porque las obras que Él hizo, decían claramente que tenía
autoridad de Dios; puesto que ningún hombre podía hacer los milagros que hacía a menos que Dios
estuviera con él.
CAPÍTULO XII
Versículos 1—12. La parábola de la viña y los arrendatarios. 13—17. Pregunta sobre el tributo. 18
—27. Tocante a la resurrección. 28—34. El gran mandamiento de la ley. 35—40. Cristo el Hijo
y, sin embargo, el Señor de David. 41—44. Elogio de la viuda pobre.
Vv. 1—12. Cristo mostró en parábolas que dejaría a un lado la iglesia judía. Entristece pensar el
maltrato que han hallado los fieles ministros de Dios en todas las épocas, de parte de quienes
disfrutaron los privilegios de la iglesia, pero que no dieron el fruto requerido. —Dios envió,
finalmente, a su Hijo, su bienamado; y se podría esperar que ellos también respetaran y amaran al
amado de su Señor; no obstante, en lugar de honrarle porque era el Hijo y heredero, lo odiaron. Pero
la exaltación de Cristo fue obra del Señor; y es su obra exaltarlo en nuestros corazones, y establecer
ahí su trono; y si esto se hace, no puede ser sino maravilloso ante nuestros ojos. Las Escrituras y los
predicadores fieles, y la venida próxima de Cristo encarnado, nos llaman a rendir la debida alabanza
a Dios en nuestra vida. Los pecadores deben cuidarse del espíritu orgulloso y carnal; si injurian o
desprecian a los predicadores de Cristo, lo harían así a su Señor si hubieran vivido cuando estuvo en
la tierra.
Vv. 13—17. Se pensaría que los enemigos de Cristo desearían conocer su deber, cuando
realmente esperaban que, tomara cualquier partido para acusarlo. Nada es más probable para atrapar
a los seguidores de Cristo que llevarlos a meterse en los debates de la política mundanal. Jesús evitó
la trampa refiriéndose al sometimiento que ellos ya habían efectuado como nación. Muchos
elogiarán las palabras de un sermón, pero sin obedecer sus doctrinas.
Vv. 18—27. El recto conocimiento de la Escritura, como fuente de donde fluye ahora toda la
religión revelada, y el fundamento sobre lo cual se construye, es el mejor preservativo contra el
error. Cristo desechó la objeción de los saduceos, que eran infieles calumniadores de la religión de
aquella época, afirmando la doctrina del estado futuro bajo la luz verdadera. —La relación entre
marido y mujer, aunque estipulada en el paraíso terrenal, no se conocerá en el celestial. No es de
maravillarse si nos confundimos con errores necios, cuando nos formamos nuestras ideas del
mundo de los espíritus por los sucesos en este mundo de los sentidos. Absurdo es pensar que el Dios
vivo sea la porción y la felicidad de un hombre si éste está muerto para siempre; por tanto, es seguro
que el alma de Abraham existe y actúa aunque separada, temporalmente del cuerpo. Aquellos que
niegan la resurrección yerran mucho y se les debe decir eso. Procuremos pasar por este mundo
moribundo con la esperanza jubilosa de la dicha eterna, y de la resurrección gloriosa.
Vv. 28—34. A los que desean sinceramente que se les enseñe su deber, Cristo les guiará en
juicio y les enseñará su camino. Dice al escriba que el mandamiento más grande, que
indudablemente incluye todo, es amar a Dios con todo nuestro corazón. Donde este es el principio
rector del alma, allí hay una disposición para todo otro deber. Amar a Dios con todo nuestro corazón
nos compromete con todo lo que le complazca. Los sacrificios sólo representaban la expiación de
las transgresiones de la ley moral perpetradas por los hombres; no tenían poder excepto al expresar
el arrepentimiento y la fe en el prometido Salvador, y en cuanto llevaran a la obediencia moral.
Como nosotros no hemos amado así a Dios ni al hombre, sino precisamente a la inversa, somos
pecadores condenados; necesitamos arrepentimiento y necesitamos misericordia. Cristo aprobó lo
que el escriba dijo y le animó. Se quedó para ulterior consejo, porque este conocimiento de la ley
conduce a la convicción de pecado, al arrepentimiento, a descubrir nuestra necesidad de
misericordia, y a entender el camino de la justificación por Cristo.
Vv. 35—40. Cuando atendemos lo que declaran las Escrituras, en cuanto a la persona y los
oficios de Cristo, seremos guiados a confesarlo como nuestro Señor y Dios; a obedecerle como
nuestro Redentor exaltado. Si la gente común oye alegremente estas cosas, mientras los educados y
distinguidos se oponen, aquellos son dichosos y estos, deben ser compadecidos. Y como el pecado
disfrazado con apariencia de piedad, es doble iniquidad, así su condena será doblemente pesada.
Vv. 41—44. No olvidemos que Jesús todavía observa el arca de las ofrendas. Él sabe cuánto y
por qué motivos dan a su causa los hombres. Él mira el corazón, y cuáles son nuestras opiniones al
dar limosna; y si lo hacemos como para el Señor o sólo para ser vistos por los hombres. Es tan raro
encontrar a alguien que no culpe a esta viuda, que no podemos esperar encontrar a muchos que
hagan como ella; no obstante, nuestro Salvador la elogia; por tanto, estamos seguros que ella hizo
bien y sabiamente. Los débiles esfuerzos del pobre para honrar a su Salvador, serán elogiados en el
día cuando las acciones espléndidas de los incrédulos sean expuestas al desprecio.
CAPÍTULO XIII
Versículos 1—4. Anuncio de la destrucción del templo. 5—13. Discurso profético de Cristo. 14—
23. La profecía de Cristo. 24—27. Declaraciones proféticas.. 28—37. Exhortación a velar.
Vv. 1—4. Obsévese en cuán poco valora Cristo la pompa externa, donde no hay verdadera pureza
de corazón. Mira con compasión la ruina de almas preciosas, y llora por ellas, pero nosotros no lo
hallamos mirando con lástima la ruina de una casa hermosa. Entonces, recordemos cuán necesario
es que tengamos una habitación más perdurable en el cielo y estar preparados para ella por la obra
del Espíritu Santo, buscada en el uso ferviente de todos los medios de gracia.
Vv. 5—13. Nuestro Señor Jesús, al responder la pregunta de los discípulos, no hace tanto para
satisfacer su curiosidad como para dirigir sus conciencias. Cuando muchos son engañados, debemos
por ello ser despertados para examinarnos a nosotros mismos. Los discípulos de Cristo, si no es su
propia falta, pueden disfrutar de santa seguridad y paz mental cuando todo a su alrededor está
desordenado. Pero ellos deben cuidar de no ser alejados de Cristo y de su deber hacia Él por los
sufrimientos con que se encontrarán por amor a Él. Serán odiados por todos los hombres: ¡problema
más que suficiente! Pero la obra a la que fueron llamados debe seguir adelante y prosperar. Aunque
ellos sean aplastados y derribados, el evangelio no puede serlo. La salvación prometida es más que
liberación del mal, es bendición eterna.
Vv. 14—23. Los judíos apresuraron el ritmo de su ruina al rebelarse contra los romanos y
perseguir a los cristianos. Aquí tenemos una predicción de la destrucción que les sobrevino unos
cuarenta años después de esto; una destrucción y un estrago como no los ha habido en la historia.
Las promesas de poder para perseverar y las advertencias contra un alejamiento concuerdan bien
unas con otras. Pero mientras más consideremos estas cosas, veremos motivos más abundantes para
huir sin demora a refugiarnos en Cristo, y a renunciar a todo objeto terrenal por la salvación de
nuestras almas.
Vv. 24—27. Los discípulos habían confundido la destrucción de Jerusalén con el fin del mundo.
Cristo corrigió este error y demostró que el día de la venida de Cristo y el día del juicio serán
después de aquella tribulación. Aquí anuncia la disolución final del marco y trama presentes del
mundo. Además, predice la aparición visible del Señor Jesús que viene en las nubes y la reunión de
todos los elegidos con Él.
Vv. 28—37. Tenemos la aplicación del sermón profético. En cuanto a la destrucción de
Jerusalén, esperad que venga dentro de muy poco tiempo. En cuanto al fin del mundo, no preguntéis
cuando vendrá, porque el día y la hora no lo sabe ningún hombre. Cristo, como Dios, no podía
ignorar nada, por que la sabiduría divina que habitaba en nuestro Señor se comunicaba a su alma
humana conforme al beneplácito divino. Nuestro deber respecto de las dos es estar alertas y orar.
Nuestro Señor Jesús, cuando ascendió a lo alto, dejó algo para que todos sus siervos hagan. Siempre
debemos estar vigilantes esperando su regreso. Esto se aplica a la venida de Cristo a nosotros en
nuestra muerte y también al juicio general. No sabemos si nuestro Señor vendrá en los días de la
juventud, en la edad mediana o en la vejez, pero, tan pronto como nacemos, empezamos a morir y,
por tanto, debemos esperar la muerte. Nuestro gran afán debe ser que, cuando venga el Señor, no
nos halle confiados, dándonos el gusto en comodidad y pereza, despreocupados de nuestra obra y
del deber. A todos les dice: Velad, para que sean hallados en paz, sin mancha e irreprensibles.
CAPÍTULO XIV
Versículos 1—11. Cristo ungido en Betania. 12—21. La pascua.—Jesús declara que Judas lo
traicionará. 22—31. Institución de la cena del Señor. 32—42. La agonía de Cristo en el huerto.
43—52. Traicionado y apresado. 53—65. Cristo ante el Sumo Sacerdote. 66—72. Pedro niega
a Cristo.
Vv. 1—11. ¿Derramó Cristo Su alma hasta morir por nosotros, y pensaremos que haya algo
demasiado precioso para Él? ¿Le damos el ungüento precioso de nuestros mejores afectos?
Amémosle con todo el corazón aunque es común que el celo y el afecto sean malentendidos y
culpados; y recordemos que la caridad para con el pobre no será excusa de ningún acto particular de
piedad para con el Señor Jesús. Cristo elogió la piadosa atención de esta mujer para que lo sepan los
creyentes de todas las épocas. A quienes honran a Cristo, Él los honrará. La codicia era la lujuria
principal de Judas y eso le traicionó para que pecara traicionando a su Maestro; el diablo adaptó su
tentación a eso y, de ese modo, lo venció. Véase cuántas tretas engañosas tienen muchos en sus
esfuerzos pecaminosos; pero lo que parece progresar en sus planes, al final resultará ser maldición.
Vv. 12—21. Nada podría ser menos resultado de la previsión humana que los sucesos aquí
relatados. Pero nuestro Señor sabe todas las cosas sobre nosotros antes que acontezcan. Si lo
recibimos, habitará en nuestros corazones. —El Hijo del Hombre va, como está escrito de Él, como
cordero al matadero; pero ¡ay de aquel hombre por quien es entregado! Si Dios permite los pecados
de los hombres, y se glorifica en ellos, no los obliga a pecar; ni es excusa para su culpa, ni
aminorará el castigo.
Vv. 22—31. La cena del Señor es alimento para el alma, por tanto, basta con muy poco en
comparación con lo que es para el cuerpo en tanto sirva de señal. Fue instituida por el ejemplo y la
práctica de nuestro Maestro para que siguiera vigente hasta su segunda venida. Fue instituida con
bendición y acción de gracias para ser un memorial de la muerte de Cristo. Se menciona
frecuentemente su preciosa sangre como el precio de nuestra redención. ¡Cuán consolador es esto
para los pobres pecadores arrepentidos, que la sangre de Cristo sea derramada por muchos! Si por
muchos, ¿por qué no por mí? Fue señal del traspaso de los beneficios adquiridos para nosotros por
su muerte. Aplicaos la doctrina de Cristo crucificado a vosotros mismos; que sea carne y bebida
para vuestras almas, fortaleciendo y refrescando vuestra vida espiritual. Iba a ser una primicia y un
sabor anticipado de la dicha del cielo, y por ello, nos quita el gusto por los placeres y deleites de los
sentidos. Todo el que ha saboreado las delicias espirituales, directamente desea las eternas. —
Aunque el gran Pastor pasó por sus sufrimientos sin dar un paso en falso, sus seguidores han sido,
no obstante, esparcidos a menudos por la pequeña medida de sufrimientos asignados a ellos. ¡Qué
dados somos a pensar bien de nosotros mismos y a confiar en nuestros corazones! Fue malo que
Pedro le contestara así a su Señor, sin temor ni temblor. Señor, dame gracia para evitar que te
niegue.
Vv. 32—42. Los sufrimientos de Cristo empezaron con los más dolorosos, los de su alma.
Empezó a entristecerse y a angustiarse; palabras no empleadas en San Mateo, pero muy llenas de
sentido. Los terrores de Dios lo combatieron, y Él le permitió contemplarlos. Nunca hubo dolor
como su dolor hasta ahora. Él fue hecho maldición por nosotros; las maldiciones de la ley fueron
echadas sobre Él como nuestra prenda. Ahora Él saboreó la muerte en toda su amargura. Esto era
ese miedo del que habla el apóstol, el miedo natural al dolor y la muerte, ante la cual se sobresalta la
naturaleza humana. ¿Podremos alguna vez tener pensamientos favorables o siquiera ligeros sobre el
pecado, cuando vemos los penosos sufrimientos que el pecado trajo al Señor Jesús, aunque le
fueron reconocidos? ¿Será leve para nuestras almas lo que fue tan pesado para la Suya? ¿Estuvo
Cristo en tal agonía por nuestros pecados, y nosotros nunca agonizaremos por ellos? ¡Cómo
debiéramos mirar a Aquel que traspasamos, y cómo debiera dolernos! Nos corresponde
entristecernos excesivamente por el pecado, porque Él lo estuvo y nunca se rió de eso. —Cristo,
como Hombre rogó que si era posible pasaran de Él sus sufrimientos. Como Mediador se sometió a
la voluntad de Dios, diciendo: Mas no lo que yo quiero, sino lo que tú; lo acepto. —Véase cómo
vuelve la pecaminosa debilidad de los discípulos de Cristo y los vence. ¡Qué lastres tan pesados son
nuestros cuerpos para nuestras almas! Pero cuando veamos el problema en la puerta, debemos
prepararnos para ello. Ay, hasta los creyentes suelen mirar de manera turbia los sufrimientos del
Redentor, y en lugar de estar listos para morir con Cristo, ni siquiera están preparados para velar
con Él durante una hora.
Vv. 43—52. Debido a que Cristo no se manifestó como un príncipe temporal, sino que predicó
el arrepentimiento, la reforma y la vida santa, y dirigió los pensamientos, afectos y propósitos de los
hombres a otro mundo, por eso, los dirigentes judíos procuraron destruirlo. —Pedro hirió a uno de
la partida. Es más fácil pelear por Cristo que morir por Él. Pero hay una gran diferencia entre los
discípulos falibles y los hipócritas. Estos últimos llaman Maestro a Cristo, presurosos y sin pensar,
y expresan gran afecto por Él, pero lo entregan a sus enemigos. Así aceleran su propia destrucción.
Vv. 53—65. Aquí tenemos la condena de Cristo ante el gran consejo de los judíos. Pedro siguió,
pero el lado del fuego del Sumo Sacerdote no era el lugar apropiado, ni sus siervos eran compañía
adecuada para Pedro: era una entrada en la tentación. —Se empleó gran diligencia para conseguir
testigos falsos contra Jesús aunque el testimonio de ellos no era equivalente a una acusación de
delito capital, por mucho que ellos estiraran la ley. Se le preguntó: ¿Eres el Hijo del Bendito? Esto
es, el Hijo de Dios. Él se refiere a su segunda venida para probar que es el Hijo de Dios. —Tenemos
en estos ultrajes muchas pruebas de la enemistad del hombre hacia Dios, y del amor gratuito e
indecible de Dios por el hombre.
Vv. 66—72. La negación de Cristo por parte de Pedro empezó por mantenerse alejado de Él.
Los que se avergüenzan de la santidad están bien avanzados en el camino de negar a Cristo.
Quienes piensan que es peligroso andar en compañía de los discípulos de Cristo, porque de ahí
pueden ser llevados a sufrir por Él, encontrarán mucho más peligroso estar en la compañía de sus
enemigos, porque ahí serán llevados a pecar contra Él. —Cuando Cristo era admirado y lo seguían,
Pedro lo confesó con prontitud; pero no reconoce su relación con Él ahora que está abandonado y
despreciado. Pero obsérvese que el arrepentimiento de Pedro fue muy rápido. —El que piensa estar
firme, mire que no caiga; y el que ha caído piense en estas cosas, y en sus propias ofensas, y vuelva
al Señor con llanto y súplicas, buscando el perdón para ser levantado por el Espíritu Santo.
CAPÍTULO XV
Versículos 1—14. Cristo ante Pilato. 15—21. Cristo es llevado a ser crucificado. 22—32. La
crucifixión. 33—41. La muerte de Cristo. 42—47. Su cuerpo es enterrado.
Vv. 1—14. Ellos ataron a Cristo. Bueno es para nosotros recordar frecuentemente las ataduras del
Señor Jesús, como que estamos atados con el que fue atado por nosotros. Al entregar al Rey, en
efecto, ellos entregaron el reino de Dios, que por tanto, les fue quitado como por propio
consentimiento de ellos, y fue dado a otra nación. —Cristo dio una respuesta directa a Pilato, pero
no quiso responder a los testigos porque se sabía que las cosas que alegaron eran falsas, hasta el
mismo Pilato estaba convencido que era así. Pilato pensó que podía apelar desde los sacerdotes al
pueblo, y que ellos liberarían a Jesús de las manos de los sacerdotes, pero ellos fueron más y más
presionados por los sacerdotes, y gritaron: ¡Crucifícalo! ¡Crucíficalo! Juzguemos a las personas y
cosas por sus méritos y la norma de la palabra de Dios, y no por el saber corriente. El pensamiento
de que nunca nadie fue tratado tan vergonzosamente, como la única Persona que es perfectamente
excelente, santa y sabia que haya aparecido en la tierra, lleva a la mente seria a formarse una firme
opinión de la maldad del hombre y la enemistad contra Dios. Aborrezcamos más y más las
disposiciones malas que marcaron la conducta de esos perseguidores.
Vv. 15—21. Cristo encontró a la muerte en su aspecto más terrorífico. Fue la muerte de los
malhechores más viles. Así, se reúnen la cruz y la vergüenza. Dios había sido deshonrado por el
pecado del hombre, Cristo dio satisfacción sometiéndose a la mayor desgracia con que la naturaleza
humana podía ser cargada. Era una muerte maldita; así fue marcada por la ley judía, Deuteronomio
xxi, 23. Los soldados romanos se burlaron de nuestro Señor Jesús como Rey; como los siervos se
habían burlado de Él como Profeta y Salvador en el patio del sumo sacerdote. ¿Será un manto
púrpura o escarlata una cuestión de orgullo para un cristiano, si fue cuestión de reproche y
vergüenza para Cristo? Él llevó la corona de espinas que nosotros merecíamos, para que nosotros
pudiéramos llevar la corona de gloria que Él merece. Nosotros fuimos por el pecado condenados a
vergüenza y desprecio eternos. Él fue llevado con los hacedores de iniquidad, aunque Él no pecó.
Los sufrimientos del manso y santo Redentor son siempre una fuente de instrucción para el
creyente, de la cual no puede agotarse en sus mejores horas. ¿Sufrió Jesús así y yo, vil pecador, me
afanaré o me pondré descontento? ¿Consentiré a la ira o emitiré reproches y amenazas debido a los
problemas e injurias?
Vv. 22—32. El lugar donde fue crucificado nuestro Señor Jesús, era llamado el lugar de la
Calavera; era el lugar corriente para las ejecuciones, porque Él fue en todo aspecto contado entre los
transgresores. Cada vez que miremos a Cristo crucificado, debemos recordar el escrito puesto sobre
su cabeza: Él es un Rey y nosotros debemos rendirnos para ser sus súbditos, sin duda, como
israelitas. —Crucificaron a dos ladrones con Él, y Él en el medio; con eso pretendían deshonrarlo
mucho, pero estaba profetizado que sería contado con los transgresores, porque Él fue hecho pecado
por nosotros. —Aun los que pasaban por ahí lo insultaban. Le decían que se bajara de la cruz, y
creerían, pero no creyeron aunque les dio la señal más convincente cuando se levantó de la tumba.
¡Con qué fervor buscará salvación el hombre que cree firmemente la verdad, como es dada a
conocer por los sufrimientos de Cristo! ¡Con cuánta gratitud recibirá la esperanza naciente del
perdón y la vida eterna, adquiridas por los sufrimientos y la muerte del Hijo de Dios! ¡Y con qué
piadosa tristeza se dolerá por los pecados que crucificaron al Señor de gloria!
Vv. 33—41. Hubo una densa oscuridad sobre la tierra, desde el mediodía hasta las tres de la
tarde. Los judíos estaban haciendo lo más que podían para apagar al Sol de Justicia. Las tinieblas
significaban la nube bajo la cual estaba el alma humana de Cristo cuando la estaba presentando
como ofrenda por el pecado. Él no se quejó de que sus discípulos lo abandonaran, sino de que su
Padre lo desamparara. Especialmente en esto fue Él hecho pecado por nosotros. Cuando Pablo iba a
ser ofrecido como sacrificio en el servicio de los santos, se gozaba y se regocijaba, Filipenses ii, 17;
pero es otra cosa ser ofrecido como sacrificio por el pecado de los pecadores. —En el mismo
instante en que Jesús murió, fue rasgado de arriba abajo el velo del templo. Esto expresó terror a los
judíos incrédulos, y fue señal de la destrucción de su iglesia y nación. Expresa consuelo para todos
los cristianos creyentes, porque significaba abrir un camino nuevo y vivo al Lugar Santísimo por la
sangre de Jesús. —La confianza con que Cristo había tratado francamente a Dios como su Padre,
encomendando su alma en sus manos, parece haber afectado mucho al centurión. Los puntos de
vista correctos sobre Cristo crucificado reconcilian al creyente con el pensamiento de la muerte;
anhela contemplar, amar, y alabar, como se debe, a ese Salvador que fue herido y traspasado para
salvarlo de la ira venidera.
Vv. 42—47. Aquí asistimos al entierro de nuestro Señor Jesús. ¡Oh, que nosotros podamos, por
gracia, ser plantandos en su semejanza! José de Arimatea fue uno que esperaba el reino de Dios.
Los que esperan por una cuota de sus privilegios deben confesar la causa de Cristo cuando parece
estar aplastada. A este hombre levantó Dios para su servicio. Hubo una providencia especial, que
Pilato fuera tan estricto en su investigación para que no hubiera pretensión de decir que Jesús
estuviera vivo. —Pilato dio a José permiso para bajar el cuerpo, y hacer lo que le pareciera bien con
él. Algunas de las mujeres vieron donde fue puesto Jesús, para poder ir después del día de reposo a
ungir el cuerpo muerto porque no tuvieron tiempo de hacerlo antes. Se fijaron especialmente en el
sepulcro de Cristo porque Él iba a levantarse de nuevo. Él no abandonará a los que confían en Él, y
lo invocan. La muerte, privada de su aguijón, pronto terminará las penas del creyente, como terminó
las del Salvador.
CAPÍTULO XVI
Versículos 1—8. La resurrección de Cristo revelada a las mujeres. 9—13. Cristo aparece a María
Magdalena y a otros discípulos. 14—18. Su comisión para los discípulos. 19, 20. La ascensión
de Cristo.
Vv. 1—8. Nicodemo trajo una gran cantidad de especias, pero estas buenas mujeres no creyeron que
fueran suficientes. El respeto que otros muestran a Cristo no nos debe impedir que mostremos
nuestro respeto. Los que son llevados por el celo santo a buscar con diligencia a Cristo, encontrarán
que los tropiezos del camino se desaparecen con rapidez. Cuando nos exponemos a problemas y
gastos por amor a Cristo, somos aceptos aunque nuestros esfuerzos no tengan éxito. La vista del
ángel podía haberlas animado, con justicia, pero ellas se asustaron. Así, pues, muchas veces lo que
debiera ser nuestro consuelo, produce terror debido a nuestro propio error. —Él fue crucificado,
pero está glorificado. Ha resucitado, no está aquí. No está muerto, y vive de nuevo; más adelante, le
veréis, pero aquí podéis ver el lugar donde fue puesto. Así, se enviará el consuelo oportuno a los
que lloran al Señor Jesús. Pedro es nombrado en particular: Decid a Pedro; esto lo recibirá muy
bien, porque está triste por el pecado. Ver a Cristo es algo muy bien recibido por un verdadero
arrepentido, y el penitente verdadero es muy bien recibido cuando quiere ver a Cristo. Los hombres
corrieron a toda prisa hacia donde estaban los discípulos; pero los temores inquietantes suelen
impedirnos hacer el servicio que podríamos hacer a Cristo y a las almas de los hombres, si la fe y el
gozo de la fe fueran firmes.
Vv. 9—13. Mejores noticias no pudieron ser llevadas a los discípulos que lloraban, que
contarles de la resurrección de Cristo. Nosotros debiéramos estudiar para consolar a los discípulos
dolientes diciéndoles lo que hemos visto de Cristo. Fue una sabia providencia que las pruebas de la
resurrección de Cristo fueran dadas gradualmente, y recibidas con cautela, para que la seguridad
con que los apóstoles predicaron esta doctrina después, fuera más satisfactoria. Sin embargo, ¡cuán
lentos somos para admitir los consuelos que la palabra de Dios tiene! Entonces, mientras Cristo
consuela a su pueblo, ve que, a menudo, es necesario reprenderlos y corregirlos por la dureza de
corazón que desconfía de su promesa como asimismo que no obedece sus santos preceptos.
Vv. 14—18. Las pruebas de la verdad del evangelio son tan completas que los que no las
aceptan, pueden ser justamente reprendidos por su incredulidad. —Nuestro bendito Señor renueva
la elección de los once como apóstoles suyos y les encarga la misión de ir a todo el mundo y
predicar el evangelio a toda criatura. Sólo el que es verdadero cristiano será salvo por medio de
Cristo. Simón el mago profesó creer, y fue bautizado, pero se declaró que estaba en los lazos de la
iniquidad: léase su historia en Hechos viii, Vv. 13—15. Sin duda esta es una declaración solemne de
la fe verdadera que recibe a Cristo en todos sus caracteres y oficios, y para todos los propósitos de
la salvación, y produce su buen efecto en el corazón y la vida; no el simple asentimiento, que es fe
muerta y no da provecho. —La comisión de los ministros de Cristo se extiende a toda criatura de
todo el mundo, y las declaraciones del evangelio contienen no sólo verdades, exhortaciones y
preceptos, sino también advertencias temibles. Osérvese con qué poder fueron dotados los
apóstoles, para confirmar la doctrina que iban a predicar. Estos fueron milagros para confirmar la
verdad del evangelio, y medios para difundirlo en las naciones que no lo habían oído.
Vv. 19, 20. Después que el Señor habló, subió al cielo. Sentarse es una postura de reposo; había
terminado su obra; es postura de gobierno: tomó posesión de su reino. Se sentó a la diestra de Dios,
lo que denota su soberana dignidad y poder universal. Lo que Dios haga con nosotros, nos dé o nos
acepte, es por su Hijo. Ahora Él está glorificado con la gloria que tuvo antes que el mundo fuese. —
Los apóstoles fueron y predicaron en todas partes, lejos y cerca. Aunque la doctrina que predicaron
era espiritual y celestial, directamente contraria al espíritu y temperamento del mundo; aunque se
encontraron con mucha oposición, y fueron absolutamente desprovistos de todos los apoyos y
ventajas del mundo, aun así, en unos pocos años, su voz llegó hasta lo último de la tierra. Los
ministros de Cristo no necesitan ahora obrar milagros para probar su mensaje; está demostrado que
las Escrituras son de origen divino y esto hace que no tengan excusa los que las rechazan o
desprecian. Los efectos del evangelio, cuando se predica fielmente y se cree verdaderamente, y
cambia los temperamentos y el carácter de la humanidad, son una prueba constante, una prueba
milagrosa, de que el evangelio es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree.
Henry, Matthew
 
  Hoy habia 1 visitantes (7 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=